http://www.toppiezascoches.es
Málaga Digital

No hagas dieta, crea un estilo de vida

José Ruiz | Málaga Entrena

27/05/2018 12:05

Se acerca el verano, y son muchos los que comienzan con que si se apuntan al gimnasio o que dieta hago, que si la dieta de los puntos, la del kiwi, la de la piña o la de las peras en vinagre…

 

Y es que, cada año surgen decenas de dietas milagros que no nos llevan a nada (bueno sí, al aburrimiento, a no lograr resultados y con ello a la frustración…), y en el mejor de los casos, quien consigue bajar un poco de peso, luego un “rebote” enorme le explota en sus narices, haciéndole ganar más peso del que había perdido.

 

¿Qué pretendemos decir con esto?

Pues que la “panacea” no existe, las “dietas milagro” y los resultados “para ya o, incluso, para ayer que los quiero algunos” son algo que venden muchísimo, y más en esta sociedad y época, en la que, cada vez, el cortoplacismo y el lograr las cosas en un instante abundan.

 

Por ejemplo, ¿pueden hacer entre 9 mujeres un bebe en 1 mes? No, ¿verdad? Pues del mismo modo hay que cosas que no se pueden lograr de un día para otro, que exigen paciencia y perseverancia, virtudes que cada día brillan más por su ausencia que por su presencia.

 

Sin embargo, hay algo que sí funciona, funciona mucho y funciona muy bien, y es "crear tu propio estilo de alimentación”, comprender con lógica y conocimiento cómo funciona el cuerpo humano y conocer lo más básico de la nutrición, comenzando por comprender que:

- 1 gramo de grasas aporta 9Kcal

- 1 gramo de hidratos de carbono 4 Kcal

- y 1 gramo de proteínas 4kcal

y a la vez entender algunas características básicas de cada uno de ellos.

Por ejemplo, en las grasas, nos encontramos con las saturadas y insaturadas. Pues bien, las únicas que benefician a nuestro organismo son las grasas insaturadas, pero, del mismo modo, siempre tomadas en la misma medida que el cuerpo necesita. Las saturadas, y sobre todo las “transaturadas”, son las que, a través de su consumo incrementan en nuestro cuerpo los niveles de colesterol, aumentando la probabilidad de enfermedad cardiovascular.

Las grasas son una increíble fuente de energía, la mayor de todas. Sin embargo, si esta energía no se consume, nuestro cuerpo la “almacena” como reservas de energía para cuando podamos necesitarla (un periodo de hambruna, por ejemplo), que en estos tiempos que corren en nuestra sociedad, suele ser nunca, por lo cual engordamos.

 

 

Grasas buenas: Son todas las que incluyen Omega 3 y Omega 6: Aceite de oliva, pescado, semillas y frutos secos…

 

 

Grasas malas: Los fritos, las mantequillas, e, incluso, algunos lacteos

 

Por otra parte, nos encontramos con los hidratos de carbono (HC), igualmente fuente de combustible de nuestro organismo, la cual aporta algo menos de la mitad de energía a nuestro organismo, (incluso consumiendo el doble de cantidad que la grasa, refiriéndonos a total de calorías por volumen consumido) que, del mismo modo, si ingerimos más de lo que comemos, engordamos.

 

--> Ejemplo: 10 gramos de grasas aportan 90 Kcal y 20 gramos de HC aportarían 80kcal.

 

Entre los HC podemos discernir entre simples y complejos, y podemos destacar que los “complejos” aportan un valor más nutritivo que los simples, pues por lo general aportan más fibra y vitaminas, y esto hace que se digieran más lentos y, con ello, su aporte de energía sea más estable.

 

--> Ejemplos de complejos pueden ser verduras y hortalizas.

 

Sin embargo, la mayoría de alimentos, que se consumen hoy día, están compuestos, en su mayoría, por HC simples y, una gran parte de ellos, incluso, con “azucares añadidos”, que generan mayor “adicción para nuestro cerebro”.

 

--> Ejemplos de ellos serían las harinas, refrescos, zumos, galletas

 

Entre los simples simples, solo el consumo de fruta serían los ideales por la cantidad de otros nutrientes que aportan (vitaminas y minerales).

Y, también, destacar la función de la proteína, consistente en hacer las tareas de reparación y mantenimiento de nuestro organismo, y donde podemos encontrar las proteínas vegetales y las animales (carnes magras), y cuyo consumo recomendado diario es, aproximadamente, entre 0,8 y 1,5 gramos por kg de masa corporal en adultos y, en caso de adultos deportistas (que exigen mayor rendimiento a su fisico), un poco más, pero no superando los 2,5 gramos, ya que, de ingerir más, incurrimos en un tipo de dieta “hiperproteíca” que también puede ser “nociva” para nuestro organismo.

 

Una vez conociendo estas informaciones tan básicas, solo nos cabe concienciarnos de qué alimentos son los que solemos consumir y, a partir de hora, elegirlos bien al hacer la compra. Luego solo es cuestión de mantener la suficiente paciencia y perseverancia, acompañada de una práctica deportiva “adaptada siempre a nuestro nivel de condición física” para que, con el tiempo, cada mes, vayamos logrando objetivos y así llegar a gozar de unos malitos menos, más salud y más vida.

 

Y si quieres entender un poco más, aquí os dejo enlace al siguiente vídeo, en el cual está todo ilustrado y explicado de forma más amena que ya ha ayudado a miles y miles de personas a comprender lo más básico y a crear su propio estilo de alimentación.

 

 



¿No tienes cuenta? Regístrate He olvidado mi contraseña

Aún nadie ha hecho comentarios. ¡Sé el primero en hacerlo!

X

Regístrate y da tu opinión en

Diario Málaga Digital

Debe contener al menos 8 caracteres, una letra mayúscula y una minúscula y un número He leído y acepto la Política de privacidad
X

Restablecer contraseña

Diario Málaga Digital