http://www.toppiezascoches.es
Málaga Digital

David Teixidó: “Las apps nos dan la seguridad de que un rechazo no duela tanto”

Álvaro G. Torreblanca | Cultura

05/02/2018 10:19

El ‘empotrador’. Ese es David Teixidó en la nueva obra que se ha adentrado este pasado fin de semana en el teatro Alameda. Se llama ‘Grinder, el musical’ y, según nos cuenta este actor catalán, la obra no va a dejar indiferente a nadie. Basada en la aplicación de relaciones sociales para la comunidad homosexual, Grinder nos introduce, bajo la música y la animación, en las experiencias vividas en esta plataforma que tan de moda se ha puesto en la sociedad actual.


¿Cómo surge Grinder, el musical?

El director de la obra, Davo Marín, era usuario de la app Grindr y un día nos comentó al resto de la compañía la de cosas que pasaban en la aplicación, por lo que se planteó hacer una obra de teatro. En realidad, yo fui uno de los actores que dijo ‘no’ en un principio. Vimos que, a través del boom de este tipo de aplicaciones, no sólo para gays, la gente nos tomamos el lujo de ser quien no somos realmente, es decir, nos sentimos más seguros, nos atrevemos a rechazar, somos diferentes porque estamos protegidos por una pantalla y es lo que queremos plasmar con esta obra.


¿Por qué dice ‘no’ cuando le plantean el proyecto?

Primero porque no cantaba y, segundo, porque aún tenía el prejuicio de que el arte tenía que estar algo más cuidado. Al ser la nuestra una compañía que hace temas populares pensé que podríamos hacer una cosa muy bien hecha con unos objetivos claros del tipo de teatro que queremos hacer.


¿Y cómo es la obra?

Muy divertida. La gente se ríe mucho. Incluso nosotros nos lo pasamos muy bien interpretándola.


¿Tras Barcelona y Madrid, que tal ha sido la acogida?

Ha sido brutal. Realmente es una obra que te gusta o no te gusta aunque también tiene sus detractores. Deja muchas sorpresas ya que la gente se sorprende de que hayamos tenido ‘las narices’ de hacer una obra tan subida de tono en un escenario, es decir, una obra que se acerca al mundo de la aplicación Grindr.


Se trata de una obra revolucionaria pero, a la hora de plantear y estrenar la obra, ¿hubo miedo?

Sí, mucho. Ya de por sí el estrenar algo propio da miedo porque llevas muchos meses trabajando y crees que estás haciendo bien una cosa y luego el público ve otra. Pero con esta obra teníamos muchísimo miedo. Sin embargo, en Barcelona el estreno fue un éxito y nos dimos cuenta de que conseguimos lo que queríamos conseguir.


¿Es una obra enfocada para atraer al público homosexual?

No, queremos que se abra hacia todo el público. Yo siempre digo que las personas gays hemos visto Titanic y no necesitamos que Kate Winslet y Leonardo Dicaprio fueran gays para entrar en la obra. Tenemos que empezar a acostumbrarnos a que las personas que nos cuentan las historias pueden ser gays pero esa historia puede ir dirigida a todo el público.


Salimos de Barcelona y Madrid, ¿por qué Málaga?

Nos llamaron para ofrecernos el representar la obra aquí. De hecho, hemos interrumpido nuestra programación en Madrid porque nos apetecía mucho llevar la obra a otras ciudades de España y la primera ha sido Málaga. Estamos muy contentos.


En su Instagram comentabas la llegada a “mi Málaga querida”, ¿Por qué?

Yo estuve viviendo en Málaga un mes y medio más o menos cuando era más joven. Me encantó la ciudad y hacía muchos años que no venía. La he visto muy bonita y cambiada. Le tengo mucho cariño.




¿Qué es lo bueno y malo que tiene Grindr?

Lo bueno es que cubre una necesidad que antes no estaba cubierta y es la inmediatez cuando quieres tener sexo o conocer gente a la hora que quieras. Es una app que usas libremente y no hay ningún compromiso. Creo que es la aplicación de la libertad sexual total y más en un contexto social en el que parece que cada vez nos cuesta más ligar de forma convencional.

?

¿Dónde está el límite de la libertad sexual?

El límite lo ponen las personas que participen en el sexo, es decir, lo marca tu deseo. Todos tenemos muchos prejuicios aún a hablar de sexo.


Con este boom de las aplicaciones se llega a oír incluso que se está perdiendo el romanticismo y que todo es más frío, ¿es así?

Totalmente. Al final estamos mercantilizando hasta las relaciones, es decir, reduciendo todo al resultado. Pero es no es culpa de las aplicaciones sino que es culpa nuestra. Somos nosotros quienes nos las descargamos y decidimos cómo usarlas. Este tipo de apps es una respuesta al tipo de sociedad en el que nos estamos convirtiendo. Cada vez estamos más encerrados en nosotros mismos, más tímidos, con más miedo al rechazo,… Y las aplicaciones nos dan la seguridad de que un rechazo no duela tanto a través de una pantalla.


¿Es usuario de alguna red social?

Sí, tengo Grindr.


Y, bajo su experiencia, ¿prefiere conocer a alguien por la app o del modo tradicional?

Modo tradicional. A mí me gusta mucho ligar en persona y eso lo disfruto mucho aunque no pase nada. Soy del directo total.


Aún continúa esa etiqueta de que los gays son promiscuos, ¿es así?

Sí, yo creo que hay mucho más libertinaje sexual en el mundo gay que en el heterosexual pero el problema es la generalización. Y es que hay gays que no son promiscuos, que solo quieren pareja,… Al fin y al cabo, los hombres estamos educados de tal manera que mantener relaciones sexuales no es malo, algo que no ocurre con las mujeres, que están victimizadas y tienen que superar muchos muros para tener una sexualidad libre.




El VIH continúa siendo un tema en el que los datos demuestran que aumenta el número de infecciones sobre todo en hombres que mantienen sexo con hombres, ¿qué cree que está ocurriendo?

Cuando el VIH dejó de ser una enfermedad mortal y pasó a ser crónica hubo una cierta relajación. Las nuevas generaciones no han vivido la época mala del VIH. Hay mucha falta de información y eso hace que aumenten las infecciones y alimentar el estigma hacia las personas que tienen VIH. Actualmente, las personas que reciben medicación no tienen capacidad de infección, y si eso fuera sabido por todo el mundo, eliminaríamos el estigma y fomentaríamos que la gente se hiciera la prueba. El problema está en que la persona que ha sido infectada y no lo sabe que es ahí cuando esa persona es muy contagiosa.


¿Por qué hay que venir a ver Grinder, el musical?

Tiene que venir gente a la que le apetezca sorprenderse, reír mucho porque hay muchos momentos divertidos. Tiene que acudir el público que tenga ganas de vivir una experiencia diferente en un teatro, con una mentalidad abierta.


noticias relacionadas

 ///////////////////////////

 
 


¿No tienes cuenta? Regístrate He olvidado mi contraseña

Aún nadie ha hecho comentarios. ¡Sé el primero en hacerlo!

X

Regístrate y da tu opinión en

Diario Málaga Digital

Debe contener al menos 8 caracteres, una letra mayúscula y una minúscula y un número He leído y acepto la Política de privacidad
X

Restablecer contraseña

Diario Málaga Digital